Cuidado de la salud en Ciudad de Buenos Aires

Sitios de interés


Corresponde a una enfermedad autoinmune caracterizada por la inflamación crónica de las articulaciones de movimiento o diartodiales. Asimismo, la artritis reumatoidea puede ser de afectación sistémica de otros órganos como los pulmones, corazón, ojos, riñones, entre otros.

La afectación de la enfermedad es predominantemente articular, lesionando principalmente las pequeñas articulaciones de las manos y los pies de forma simétrica, siguiendo un curso que suele ser crónico.

La artritis reumatoidea afecta alrededor del 1 % de la población. Puede presentarse a cualquier edad, aunque su máxima incidencia se sitúa entre los 40 y 60 años de edad, predominando en la mujer en proporción de tres a uno con relación al género masculino.
Proclinic Medicina Interdisciplinaria radiografía de manos
La naturaleza del factor desencadenante es desconocida . El deterioro progresivo, articular o extraarticular, provocará deformidad de los miembros distales e incapacidad funcional para la realización de tareas cotidianas, presentándose por tanto una disminución de la expectativa y calidad de vida.

Los criterios de clasificación para el diagnóstico de la enfermedad son (ACR 1987):

  • Rigidez matinal mayor a una hora, presente durante al menos 6 semanas.
  • Inflamación de tres o más articulaciones con una duración superior a las 6 semanas.
  • Inflamación de la muñeca, articulaciones metacarpofalángicas o interfalángicas proximales, durante 6 o más semanas.
  • Inflamación articular con carácter simétrico.
  • Cambios radiológicos típicos de artritis reumatoidea a nivel de las manos, erosiones u osteopenia en banda.
  • Nódulo reumatoideo.
  • Factor reumatoide positivo.

Se debe tener en cuenta que se puede clasificar a un paciente como posible portador de artritis reumatoide cuando reúne 4 o mas criterios.

Por su parte, los criterios de clasificación para establecer la remisión clínica en la artritis reumatoidea son:

  • Duración de la rigidez matinal inferior a 15 minutos.
  • Ausencia de astenia.
  • Ausencia de dolor articular (en el interrogatorio ).
  • Ausencia de dolor con el movimiento articular.
  • No tumefacción articular o vaina tendinosa.
  • Velocidad de sedimentación globular (VSG) menor de 30 mm/hs en la mujer o menor de 20 mm/hs en el hombre.

Para que se pueda considerar que un paciente con artritis reumatoide se encuentra en remisión clínica, se deben reunir 5 o más de los criterios mencionados durante, al menos, 2 meses consecutivos.


La artrosis (osteoartritis, enfermedad degenerativa de las articulaciones) es la afección degenerativa de las superficies sinoviales o en general, relacionada con el desgaste del cartílago articular.

El proceso se inicia en el cartílago hialino, el cual recubre las articulaciones diartrodiales, afectándose secundariamente las otras estructuras articulares. Las articulaciones habitualmente afectadas son las rodillas, caderas, columna vertebral, interfalángicas distales de los dedos, entre otras.

Los síntomas locales han de ser el dolor, rigidez, limitación de la movilidad y pérdida de función. No hay síntomas ni signos de afectación sistémica. El dolor es de tipo mecánico, es decir, empeora con la movilización y la actividad, mejorando con el reposo.

La artrosis, el trastorno articular más frecuente, afecta en algún grado a muchas personas alrededor de los 70 años de edad, tanto hombres como mujeres. Sin embargo, la enfermedad tiende a desarrollarse en el género masculino a una edad más temprana.

Por otra parte, la asociación entre edad y artrosis puede dar la impresión de que la primera es el resultado del envejecimiento del cartílago.

La incidencia de la artrosis pasa de 2 % a los 45 años a 68 % después de los 65. Aunque esta enfermedad es más frecuente en personas de edad, su causa no es el simple deterioro que conlleva el envejecimiento. La mayoría de los afectados, especialmente los más jóvenes, presentan pocos síntomas o ninguno. Sin embargo, algunas personas mayores desarrollan discapacidades significativas.

La artrosis, por tanto, no es la simple consecuencia del envejecimiento, pero es posible que las alteraciones del cartílago senil favorezcan o sean un prerrequisito para el desarrollo de ciertas artrosis.


La osteoporosis es una enfermedad en la que existe una disminución generalizada y progresiva de la densidad ósea (masa ósea por unidad de volumen gm/cm3), la cual produce debilidad esquelética, aunque la proporción entre elementos orgánicos y minerales permanece inalterada.

Se trata entonces de una disminución cuantitativa del hueso sin alteraciones cualitativas del mismo. El hueso se vuelve más poroso, aumentando el número y la amplitud de las cavidades o celdillas que existen en su interior. De esta manera, los huesos se vuelven más delgados y frágiles, resisten menos por los golpes y se rompen con facilidad.

La osteoporosis puede clasificarse en:

Osteoporosis idiopática (juvenil y adulta): es poco frecuente y se presenta en niños y adultos jóvenes de ambos sexos con función gonadal normal. La forma juvenil aparece entre los 8 y los 14 años. Debuta con dolor óseo de aparición repentina y de fracturas con mínimos traumatismos. Es una enfermedad autolimitada, remitiendo en el plazo de 4 a 5 años.

La forma del adulto joven se da en hombres jóvenes y mujeres premenopáusicas. Muchas veces aparece en el embarazo o poco tiempo después del mismo. Hay una disminución de la densiometría del hueso trabecular, la cual puede permanecer baja durante muchos años. El tratamiento con estrógenos no es efectivo en este tipo de osteoporosis, su evolución es incierta y hay episodios recidivantes.

Osteoporosis posmenopáusica (Tipo I de Riggs): está relacionada con la pérdida de la función gonadal. Predomina en mujeres entre 50 y 75 años, en una proporción de seis a uno, pero también, se da en hombres al momento de disminuir los niveles de testosterona sérica por cualquier motivo.

La pérdida de estrógenos provoca una elevación de interleucina-6 y otras citoninas en suero, lo cual provoca la activación de los precursores de los osteoclastos en el tejido esponjoso (trabecular) que por ende, produce un incremento de la resorción ósea.

Las fracturas predominantes en este tipo de osteoporosis son las que se producen en el hueso trabecular como la fractura de la parte distal del radio (Colles) y el aplastamiento vertebral. En la osteoporosis posmenopáusica la resorción ósea está aumentada.

Osteoporosis senil (Tipo II de Riggs): el envejecimiento provoca un descenso gradual en el número y actividad de los osteoblastos. Los pacientes son mayores de 60 años, predominando su aparición en las mujeres, en una proporción de dos a uno.

En este tipo se ven afectados los huesos trabecular y cortical, provocando fracturas vertebrales del cuello de fémur, de la parte proximal del húmero, parte proximal de la tibia y en la pelvis. En la osteoporosis senil está disminuida la actividad formadora de hueso.

Osteoporosis secundaria: enfermedad o alteración en la cual la osteoporosis es una manifestación común o de patogenia parcialmente entendida. Supone menos del 5 % de todos los casos de osteoporosis. La importancia de identificarla adecuadamente radica en que esto nos permite llevar a cabo un tratamiento etiológico. Además, se ha de tener en cuenta como factor de riesgo de la osteoporosis.

La fibromialgia se caracteriza por una pérdida de capacidad para mantener actividades repetitivas u otras formas de trabajo con sobrecarga crónica, las cuales originan dolor, fatiga y debilidad general, disminuyendo la capacidad para la vida activa, concentración y atención. Estos son signos infravalorados en sus repercusiones laborales, aunque viene establecida la relación entre el dolor e incapacidad mediante la aplicación de cuestionarios validados internacionalmente.

Las múltiples molestias que ocasiona la fibromialgia a quien la sufre, junto con el hecho de que con frecuencia no sea identificado el proceso, ocasionan inquietud en el enfermo.
Proclinic Medicina Interdisciplinaria imagen de fibromialgia
Los criterios para su identificación radican en una historia clínica de dolor generalizado al menos durante tres meses, además del dolor a la palpación digital en al menos 11 de los 18 puntos siguientes:

  • Occipital.
  • Cervical bajo.
  • Trapezoidal.
  • Supraespinoso.
  • Segunda constilla.
  • Epicondíleo.
  • Glúteo.
  • Troncantéreo.
  • Rodilla.

Para los propósitos de clasificación, se asume que el paciente tiene fibromialgia si se cumplen dichos criterios.


Es una enfermedad autoinmune, la que se caracteriza por la formación de autoanticuerpos y por la expresión clínica de distintas manifestaciones de inflamación mediada por mecanismos inmunes.

Los órganos blanco más importantes en el LES son la piel, las membranas serosas (pleura, pericardio, sinovial), la médula ósea, los riñones y el cerebro.

La expresión clínica de la enfermedad y la gravedad de la patología en estos órganos, son extraordinariamente diversas.

Es una enfermedad poco frecuente. En el mundo la prevalencia del LES es alrededor de uno entre mil a uno entre mil seiscientas personas, variando en los distintos grupos étnicos y raciales.

Predomina en las mujeres jóvenes con proporción de siete mujeres por un hombre, con una edad promedio de inicio de 28 años ± 12 años.

La etiopatogenia de esta enfermedad es multifactorial, involucrando aspectos autoinmunes, genéticos, virales, ambientales, hormonales o psicológicos.


Es una enfermedad inflamatoria autoinmune. Las células de defensa, los linfocitos, invaden órganos, destruyendo sus parénquimas glandulares de las glándulas salivares, lagrimales y las glándulas mucosas de las vías respiratorias y genitales. Estas glándulas, al destruirse progresivamente, acaban disminuyendo sus secreciones.

Con respecto a la salud bucal, esta patología causa mal aliento, acidez, mala sustentación de las prótesis dentales, riesgo aumentado de caries, enfermedad periodontal e infección de las mucosas (candidiasis).

Es la enfermedad autoinmune más frecuente después de la artritis reumatoide. La padecen entre el 1 % y el 3 % de la población adulta. Puede afectar a todas las edades, incluida la infantil, presentándose en nueve mujeres por cada hombre, principalmente a partir de los 40 años.

Cuando el Síndrome de Sjögren aparece solo sin la presencia de otra enfermedad autoinmune, se le denomina Sjögren primario. Por otra parte, cuando la enfermedad acompaña a otras enfermedades del tejido conjuntivo como la artritis reumatoide, el lupus o la esclerodermia, se le llama Síndrome de Sjögren secundario.

No se conocen las causas que originan esta enfermedad, sin embargo, la creencia más difundida es que puede precipitarse a través de la infección por un virus en una persona predispuesta genéticamente.

Estudios previos demuestran que puede llegar a tardase en diagnosticar la enfermedad entre 8 y 10 años, debido a una falta de información sobre la misma, la orientación de los síntomas hacía otras patologías, el desconocimiento por parte de los pacientes y de la población en general.

Los síntomas más característicos de la enfermedad son la sequedad ocular con sensación de arenilla y la sequedad de la boca. También puede aparecer sequedad en otras localizaciones como en vías respiratorias y vagina. Sin embargo, puede afectarse cualquier órgano interno y provocar depresión.


Fue descrito por primera vez por Maurice Raynaud en 1862. Se conoce así a la aparición de episodios vasoespáticos isquémicos de las extremidades, caracterizados por cambios de la coloración cutánea distal como cianosis o palidez seguidas de rubor.

Se denomina enfermedad de Raynaud a la existencia del fenómeno de Raynaud sin una enfermedad asociada que lo explique, mientras que el síndrome de Raynaud es la situación en la que el fenómeno de Raynaud se asocia a una patología que lo desencadena como la esclerodermia, el lupus, la polimiositis, la dermatomiositis, el síndrome de Sjögren o el síndrome de sobreposición (enfermedad mixta del tejido conectivo).

El fenómeno se suele desencadenar por exposición al frío, aunque también, puede ser originado por un estrés emocional. Consiste en el desarrollo secuencial de palidez,cianosis y rubor, normalmente bien delimitado y confinado normalmente a los dedos de manos y pies, con menor frecuencia en las orejas o en la punta de la nariz.

Este problema es episódico. La palidez tiene lugar durante la fase isquémica del fenómeno y se debe a un vasoespasmo digital. Durante la isquemia, las arteriolas, vénulas y capilares se dilatan. La cianosis es secundaria a la presencia de sangre sin oxigenar en estos vasos.

De esta forma, la palidez y la cianosis suelen ir acompañadas de frío, tumefacción y parestesias. Con el calor, el vasoespasmo se resuelve produciéndose una hiperemia reactiva, la cual confiere un enrojecimiento de la zona afectada, acompañado a veces de palpitaciones, donde posteriormente, el color del miembro vuelve a la normalidad.

Este fenómeno puede comenzar a cualquier edad, pero generalmente es más frecuente su inicio entre los 15 y 40 años, presentando mayor frecuencia en las mujeres.

No tiene un tratamiento definitivo, pero la mayoría de los casos se pueden controlar bien con el tratamiento médico. Las causas precisas del fenómenos de Raynaud no son conocidas.


La enfermedad mixta del tejido conectivo (EMTC), también denominada enfermedad de Sharp, es una entidad descrita en 1972 por Sharp et al.

La EMTC se definió originalmente como la asociación de algunos rasgos clínicos típicos de lupus eritematoso sistémico (LES), esclerosis sistémica (ES) y polimiositis (PM). Se caracteriza por la presencia del fenómeno de Raynaud, edema de manos, sinovitis, acrosclerosis y miositis, junto a la detección de anticuerpos antirribonucleoproteína (RNP).

Desde el punto de vista epidemiológico afecta sobre todo a mujeres en un 80 %, generalmente entre la cuarta y la quinta década de la vida y, como en otras enfermedades autoinmunes sistémicas, se han descrito casos de asociación familiar.

Las principales manifestaciones clínicas de la EMTC suelen afectar a las extremidades, especialmente a las manos, comprendiendo básicamente manifestaciones cutáneas, musculosqueléticas y vasculares.


Es una forma de artritis asociada con la psoriasis, enfermedad crónica de la piel y de las uñas, la cual se caracteriza por la presencia de erupciones rojizas con escamaciones y uñas de las manos engrosadas con lesiones punteadas.

Los síntomas de esta enfermedad son similares a los de la artritis reumatoide, caracterizada por la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, la artritis psoriásica suele afectar a un menor número de articulaciones y no produce los anticuerpos típicos de la artritis reumatoide.

La causa de esta patología es desconocida, aun así, los investigadores han identificado ciertos factores que podrían relacionarse con ésta como aspectos de tipo externo y genéticos, existiendo también anomalías en el funcionamiento de las células implicadas en los procesos inflamatorios.

Los elementos externos que podrían participar en que se desencadene esta artritis son diversos, incluyéndose la infección por estreptococos, traumatismos, tratamientos con interferón alfa, entre otros.

A su vez, existen estudios que han descubierto una mayor frecuencia de aparición de HLA-B27, HLA Cw6, HLA-B17, los cuales serían elementos genéticos comunes en muchos de estos pacientes.

La artritis psoriásica es uno de los cuatro trastornos clasificados como espondiloartropatías, incluyendo otros trastornos como la espondilitis anquilosante juvenil, la enfermedad intestinal inflamatoria y el síndrome de Reiter.

La enfermedad de Paget (osteítis deformans) fue descrita por primera vez en 1876 en una reunión de la Sociedad Médico Quirúrgica en Inglaterra, por parte de Sir James Paget, cirujano británico reconocido.

Esta enfermedad ósea no debe ser confundida con la enfermedad de Paget de la mama o de la vulva, las cuales son dos condiciones malignas que también llevan el nombre de este médico.

Dicha enfermedad se caracteriza por un aumento de la resorción ósea por los osteoclastos, seguida de una sustitución de la médula por un tejido vascular conectivo fibroso. En su fase precoz la resorción predomina, con lo cual se pierde densidad ósea (fase destructiva u osteoporótica).
Proclinic Medicina Interdisciplinaria Paget
El predominio de la resorción va seguida de fase de formación de hueso nuevo progresivamente más denso, a medida que se reduce la resorción, llegándose finalmente a un balance de calcio positivo. La remodelación ósea está enormemente aumentada en la fase precoz de la enfermedad, hasta 20 veces su valor normal.

La deposición del hueso neoformado, que ocurre frecuentemente en forma de láminas, es la responsable del aspecto de mosaico o rompecabezas del hueso. Este desorden está usualmente localizado pero en ocasiones puede ser generalizado.


Es una enfermedad reumática inflamatoria crónica que afecta fundamentalmente a las articulaciones de la columna vertebral, las cuales tienden a soldarse entre sí.

Las articulaciones sacroiliacas suelen ser las primeras en inflamarse y por tanto las más afectadas, (son las que unen el sacro con la pelvis). Desde las articulaciones sacroiliacas la inflamación puede extenderse a otras articulaciones existentes entre las vértebras, originando a veces la llamada columna en caña de bambú.

Decimos que se llega a esta situación cuando la mayoría de las vértebras de la columna están anquilosadas entre sí, por lo cual no le permite al paciente realizarse flexo-extensión, adoptando una postura característica llamada posición del esquiador.

Desde luego, se manifiesta una rigidez y disminución de la movilidad articular espinal y de la caja torácica, sin conocerse la causa definitiva de su origen.

El síntoma inicial más habitual suele ser el dolor lumbar o de tipo lumbálgico, debido a la inflamación de las articulaciones sacroiliacas y vertebrales, aunque no todo el dolor lumbar se debe a dicha enfermedad. En las fases más avanzadas se produce una contractura de los músculos que rodean a la columna, la cual se vuelve rígida y se modifican sus curvaturas normales. Las articulaciones de las manos se ven comprometidas también con el paso de los años, al igual que los pulmones, los ojo, el corazón y el sistema nervioso central, los cuales se lesionan.

De esta forma, la mayoría de las personas se encuentran entre los 20 y los 40 años de edad en el momento en que aparece el cuadro, siendo excepcional el comienzo después de los 45 años.


La vasculitis engloba a un grupo heterogéneo de procesos como la presencia de inflamación de los vasos sanguíneos, la cual puede asociarse a necrosis de la pared vascular.

La afectación inflamatoria vascular, muchas veces difusa, determina la aparición de sintomatología general (fiebre, astenia, afectación del estado general, entre otros), definida como sistémica, además de determinar el desarrollo de manifestaciones orgánicas locales (dolor abdominal, síntomas neurológicos, compromiso renal) como consecuencia de la isquemia o el infarto visceral por oclusión de los vasos.

La localización de los vasos, su diferente tamaño y la distinta histopatología, en la que predominará la lesión necrosante o la granulomatosa, constituyen características que definen los diferentes síndromes vasculíticos y permiten su individualización, aunque la clasificación actual ofrece una gran controversia.

La vasculitis puede ser la única expresión de enfermedad y constituir el grupo de las vasculitis primarias como la poliarteritis nudosa (PAN), la granulomatosis de Wegener o por el contrario, asociarse a otra entidad como ocurre en algunos casos de artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico (LES), infecciones y neoplasias; configurando entonces el grupo de las vasculitis secundarias.


Es un padecimiento inflamatorio que se ponen en contacto con el estreptococo beta hemolítico del grupo A. Afecta principalmente las articulaciones, el tejido celular subcutáneo y el corazón. En este último, puede afectar el pericardio (pericarditis), el miocardio (miocarditis) o el endocardio (endocarditis), por lo que en la fase aguda produce una pancarditis que deja secuelas en las válvulas cardíacas (valvulopatía reumática).

La frecuencia máxima del ataque agudo o de recurrencias, ocurre en niños entre 5 y 15 años de edad.


Entre algunos agentes biológicos anti factor necrosis tumoral (Anti-TNF), se encuentran anticuerpos derivados de un ADN recombinante formado por genes. A su vez, algunos de ellos están completamente hechos de proteínas humanas, de anticuerpos monoclonales completamente humanizados o bien, hacen parte de medicamentos conocidos como moduladores selectivos de coestimulación.

La acupuntura es un método terapéutico chino que tiene su origen en las costas septentrionales del mar de la China, hace más de cuatro mil años.

Las tres obras principales que han llegado hasta nuestros días son el Nei Ching Su Wen (Tratado de Fisiología), el Nan King (Libro de las Dificultades Terapeuticas) y el Su Wen Tsre-Tchu (Comentario del Su-Wen). Dichas obras son consideradas esenciales, aunque están redactadas en estilo telegráfico.

La tradición hace remontar la autoría de estas obras a Huang-Ti, el Emperador Amarillo, que vivió alrededor del 2600 antes de Cristo. Desde entonces fue extendiéndose su práctica a todo el imperio y el continente asiático, hasta que en 1822 fueron suspendidas las facultades de acupuntura y ésta empezó a ser desplazada por la medicina occidental.

El tratamiento se fundamenta en la teoría dinámica del flujo de energía vital del cuerpo. En toda dolencia de los órganos internos, hay una excitación de las terminaciones nerviosas, la cual viaja por diferentes vías hasta zonas correspondientes de la piel.

La aplicación de agujas en puntos específicos del cuerpo, puede influenciar positivamente los flujos de energía, contribuyendo así, a la restitución del equilibrio energético del organismo.
Proclinic Medicina Interdisciplinaria acupuntura
Proclinic Medicina Interdisciplinaria acupuntura en oreja

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por una fibrosis difusa de la piel y de los órganos internos.

Las causas de dicha patología son desconocidas, aún así, se ha relacionado con fenómenos de autoinmunidad, disregulación fibroblástica y algunas profesiones concretas (mineros, contacto con tóxicos, entre otros).

Los síntomas aparecen normalmente entre la tercera y quinta década, siendo las mujeres quienes se ven afectadas de tres a cuatro veces más que los hombres.

La esclerodermia local o lineal no se asocia a afectación de órganos viscerales y por tanto, es más benigna. Entre tanto, la esclerosis sistémica difusa, por su afectación visceral (riñón, corazón, intestino), tiene un pronóstico más grave.


El síndrome RS3PE (Remitting Seronegative Symmetrical Synovitis With Pitting Edema), se encuentra mayormente en pacientes de edad avanzada. Se caracteriza por una polisinovitis simétrica seronegativa remitente con marcada edema y fóvea de manos y pies, la cual suele confundirse con otras enfermedades reumatológicas como polimialgia reumática (PMR) y artritis reumatoidea de inicio en el anciano (ARIA).

El síndrome RS3PE afecta típicamente a ancianos entre los 70 y 79 años, presentando mayor frecuencia en varones de raza blanca (80 %), en proporción de tres a uno respecto al género femenino.

La etiología de esta enfermedad es desconocida hasta el momento, existiendo varias teorías al respecto, las cuales se relacionan con agentes infecciosos (capylobacter jejuni), genética predisponente (HLA B-7) o secreción por ciertos tumores de factores séricos tales (IL-6).


Es una entidad bien conocida entre los reumatólogos, obstetras y hematólogos. Sin embargo, aún sigue siendo un serio problema clínico debido a la multiplicidad de sistemas que compromete, involucrando prácticamente la generalidad de las disciplinas médicas.

Es un desorden caracterizado por trombosis venosa o arterial recurrente, pérdida fetal (usualmente recurrente o muerte fetal intrauterina) y trombocitopenia (disminución de las plaquetas). Está asociada con resultados persistentemente positivos de anticuerpos anticardiolipina o test de anticoagulante lúpico positivo, los cuales básicamente se dirigen contra la proteína de unión fosfolipídica, la B2GP-I y contra la protombina.

Así, el riesgo de accidente cerebrovascular o trombosis venosa profunda en un paciente menor de 50 años, es de siete a ocho veces mayor que en la población general.

Ubíquenos en Ciudad de Buenos Aires.